Reporte De Evolución De Cosecha – Mayo 2018

Reporte De Evolución De Cosecha – Mayo 2018

Visión General

El reporte de evolución de cosecha de maní argentino en mayo de 2018 considera, la situación actual de los maníes es muy variada de acuerdo con la zona geográfica en la que se encuentren. El sur y parte del oeste muestran resultados parciales aceptables, debido a que las lluvias acompañaron durante la etapa de desarrollo y/o a que las reservas acuíferas situadas en las napas subterráneas compensaron las faltas de precipitaciones. Por otra parte, el centro y el norte son las zonas que más sufrieron la sequía, por lo que esperamos que las mayores pérdidas en rendimiento y calidad se concentren en dichas zonas.

Imagen 1: Arrancado en la zona Sur.

Hoy en día, la posibilidad de cuantificar las pérdidas, el rendimiento probable y la calidad de los granos a cosechar es dificultoso debido a que el avance en las actividades de cosecha es muy bajo. En años caracterizados por sequías, las estimaciones se tornan más complicadas ya que la situación es muy variable, incluso en distintos lotes situados dentro de un mismo campo. Corresponde hacer una mención especial al tema de las aflatoxinas, que podría presentarse como un gran desafío para el origen argentino, que habitualmente no tiene que lidiar con esta cuestión de calidad.
En cuanto al desarrollo meteorológico, la última semana ha transcurrido con precipitaciones de moderada y alta intensidad, según la zona geográfica. Las tareas de cosecha están interrumpidas, aunque la situación no es crítica por el momento. Los pronósticos anuncian unos días más de condiciones de alta humedad, por lo cual retomaremos las actividades de cosecha tan pronto el tiempo lo permita.
El avance de arrancado se estima en un 78%, mientras que el avance de cosecha se estima en un 4%.


Mapa de la principal zona de cosecha maní en Argentina

La principal área de maní en Argentina incluye las provincias de Córdoba, La Pampa, San Luis y Buenos Aires. En términos generales, se puede dividir de la siguiente manera:

Imagen 2: División del área principal de maní en Argentina.


Distribución de lluvias y registros térmicos

El mes de abril transcurrió con precipitaciones de intensidad variable para todas las zonas maniseras. alcanzándose registros de entre 30 y 190 milímetros, según la región. Las zonas Centro y Sur fueron las más afectadas por las precipitaciones, disminuyendo las mismas hacia la zona Norte y Oeste de la provincia de Córdoba. Mientras tanto, hacia el oeste de la provincia de San Luis, se registraron precipitaciones de menor importancia.

Imagen 3: Precipitaciones acumuladas en Córdoba durante abril de 2018.
Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA).

Con respecto a los registros térmicos, las temperaturas mínimas se establecieron entre 15 y 18°C, mientras que las máximas escalaron por encima de los 28°C. Según un informe del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), abril de 2018 ha sido el abril más cálido de los últimos 60 años.

Imagen 4: Temperaturas máximas medias en la provincia de Córdoba durante abril de 2018.
Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA).

Imagen 5: Temperaturas mínimas medias en la provincia de Córdoba durante abril de 2018.
Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA).

Imagen 6: Temperaturas medias en la provincia de Córdoba durante abril de 2018.
Fuente: Bolsa de Cereales de Córdoba (BCCBA).

Por otra parte, el día 19 de abril se produjo una entrada de un frente frío que llevó a que las temperaturas mínimas desciendan de manera abrupta, produciéndose heladas en diferentes puntos de nuestro mapa de referencia, siendo el norte de la Pampa, Córdoba y el noreste de Buenos Aires las zonas más afectadas. Este fenómeno climático significó el fin del ciclo para aquellos campos alcanzados por la helada, intensificándose la tarea de arrancado-invertido.

Imagen 7: Ilustración de la helada producida el 19 de abril.


Avance en tareas de arrancado-invertido y cosecha

Las tareas de arrancado-invertido lograron un avance sostenido, alcanzando un 78% en relación con el área total sembrada. Este grado de avance representa una gran diferencia en relación con la campaña del año anterior ya que, a la misma fecha, el mismo se ubicaba en el 49 % del total de la superficie sembrada.

Imagen 8: Avance de arrancado-invertido al 04 de mayo de 2018.


Arrancado de maní en General Deheza, Córdoba

En cuanto a las actividades de cosecha, el avance fue lento debido a que las plantas de maní se encuentran verdes por la falta de días soleados y las cosechadoras no pueden separar la cáscara de los granos. Hoy en día, el avance de cosecha no supera el 4% de la superficie total sembrada.

Imagen 9: Avance de cosecha al 04 de mayo de 2018.

Las lluvias recibidas en la última semana, y que se mantienen al día de la fecha, han generado una suspensión en todas las actividades de cosecha en las diferentes regiones, hasta tanto mejoren las condiciones meteorológicas. Se espera que esto ocurra a partir del 10 de mayo.


Análisis de la situación agroclimática

Con respecto a la producción en los campos, la expectativa de obtener altos rendimientos fue disminuyendo paulatinamente. A medida que se fue profundizando la sequía padecida en los meses de febrero y marzo; muchas vainas han abortado el grano o directamente no lo han formado.
Habiendo descontado las pérdidas por cantidad, la mayor preocupación para el sector hoy en día pasa por la calidad de los maníes, ya sea por la mayor cantidad de cuerpos extraños recibidos con el farmerstock (el productor trata de no perder granos por lo que regula la cosechadora para “cargar” todo), tanto como por los daños físicos (debido a las últimas dos semanas húmedas) y la mayor probabilidad de desarrollo de aflatoxinas, al haber padecido una sequía importante.
Los primeros camiones de maní en caja recibidos en las plantas muestran un mayor porcentaje de detecciones de aflatoxinas en relación con los últimos años, aunque todavía es muy pronto para determinar la magnitud final de dicho fenómeno. Esto se debe a que la cantidad de materia prima recibida hasta el momento es limitada, y además porque se trata de la producción de aquellos campos con mayores problemas agronómicos.
En cuanto a la distribución por calibres, hasta el momento hemos detectado una mayor presencia de granos grandes que lo esperado, teniendo en cuenta las condiciones de sequía. Sin embargo, es muy pronto para confirmar que la tendencia detectada es sostenible en el largo plazo.

Imagen 10: Arrancado-invertido.

Dentro de las zonas más afectadas en cuanto a calidad y bajos rendimientos, encontramos a la provincia de Córdoba, siendo el departamento Juárez Celman el más comprometido, seguido por los departamentos de Río Cuarto y Tercero Arriba. Hoy, nuestra estimación de rendimientos indica una merma aproximada del 20% en relación con lo estimado a principios de febrero, teniendo en cuenta que este valor no es definitivo, ya que el área cosechada es mínima.
A esta altura de la campaña, los cultivos ya finalizaron su ciclo productivo, dado que su estado fenológico se centra en R8 (madurez de cosecha), por lo que el consumo de agua por parte de estos es nulo. Además, los días son más cortos y con menor cantidad de horas de luz, por lo que consideramos que ha finalizado su ciclo de llenado y carga. Por lo tanto, entendemos que es primordial finalizar con la tarea de arrancado. Si se incurre en demoras, las pérdidas de rendimiento pueden ser mayores.
Como resultado de las consideraciones señaladas anteriormente, y de acuerdo con el relevamiento realizado lote por lote, estimamos hoy en día un rendimiento promedio de 2,4 ton/ha (base maní en cáscara seco y limpio).

Imagen 11: Rendimiento promedio ponderado por zona y general al 26 de abril de 2018 (última estimación del equipo agronómico de Gastaldi).


Tareas culturales y desafíos agronómicos

Productores y contratistas están realizando labores de pasado de reja en las zonas Centro y Sur, en aquellos lotes que se encuentran con tierra y pegados al suelo, por precipitaciones fuertes en cortos periodos de tiempo. Este implemento tiene la función de airear las hileras de maní, bajando la humedad de los granos y despegando el maní del suelo. Los resultados se logran de inmediato, ya que los granos bajan entre 2 y 3 puntos porcentuales de humedad en 48 horas.
De ahora en adelante, es importante contar con condiciones de tiempo soleado y ventoso para agilizar las tareas de cosecha.

Imagen 12: Amejeira (Buenos Aires) – Zona Sur.


Apreciaciones finales

No cabe duda de que se trata de un año complicado para el sector manisero argentino.
Las próximas semanas serán claves para definir los resultados finales de la cosecha 2018 en Argentina, tanto en materia de rendimientos como de calidad.
Hoy estamos un escenario de mucha incertidumbre que complica la toma de decisiones comerciales. Sólo el avance constante de la cosecha irá develando cuáles serán los resultados finales, y consecuentemente cuál será la oferta de Argentina para los distintos mercados. Desde ya, con lo sucedido hasta el presente, sabemos que las exportaciones disminuirán con respecto al año pasado; lo difícil de saber es cuánto menos tendremos para ofrecer…

Imagen 13: Vista del arrancado en zona Centro.